Las Torres Gemelas de Bahrein, "un hito de la arquitectura ambiental"

El proyecto ha sido llevado a cabo gracias a una colaboración entre el tecnólogo y fabricante eólico danés Norwin y la firma de arquitectos Atkins Architects and Engineers. “Con este proyecto, hemos superado un hito de la arquitectura ambiental”, comentó Ole Sangill, de Norwin, durante el acto inaugural.

Los vientos que soplan por la zona son especialmente fuertes y constantes debido a su cercanía al Golfo Pérsico. Pero, además, la forma singular de las dos torres, que emulan las velas de un barco velero, actúa como embudo-concentrador del recurso.

Los rotores de las máquinas han sido instalados sobre sendos puentes entre los dos rascacielos. Según Simha Lythe Rao, de Atkins Architects, el coste de la instalación se ha reducido en un 3,5% si se lo compara con el de una instalación convencional. Los promotores creen que se trata de una innovación extrapolable a otros edificios.

Pero que hace especial a este edificio, además de sus torres gemelas de 50 niveles y sus impresionantes 240 metros de altura, pues es el primer edificio del mundo con Generadores de energía Eólica, las tres grandes turbinas de viento, que miden 29 metros de diámetro, están soportadas por puentes que se cruzan entre ambas torres de 240 metros de alto, una vez en operación las turbinas generarán aproximadamente del 11% al 15% de los requerimientos de energía de las torres del BWTC, eliminando alrededor de 55,000 Kg cúbicos de emisiones de carbón al ambiente cada año. Incorporando las turbinas de viento como una fuente alternativa de energía para las torres generarán de 1100 a 1300 MWh por año, lo cuál equivale a iluminar 300 casas por más de un año y creará considerables ahorros anuales.

El arquitecto Shaun Killa fue el diseñador del edificio y se inspiro en la forma de su velero, la primera vez que visitó la isla, se dio cuenta de la gran cantidad de viento que soplaba casi el 60% del tiempo, por lo que decidió utilizarlo, sin embargo el hecho de incorporar estas turbinas en un edificio fue todo un desafío porque debían sostenerse en forma horizontal (mientras que lo normal es verticalmente), además debían estar relativamente fijas y las distintas compañías que fabricaban turbinas, no veían rentable el tener que hacer sólo 3 turbinas.

Cuando el edificio llevaba construidos 6 niveles el Presidente de la asociación americana de Energía Eólica le dice al arquitecto Killa: “El proyecto es imposible, no se puede construir, el viento desgastara los rotores en forma desigual, pues la hélice de arriba va a girar mas rápido que la de abajo, todas las hélices que tenemos en funcionamiento están en medio del mar o en lugares apartados, no sobre un centro comercial en medio de dos torres de oficinas, NO SE PUEDE HACER”.

Pero este hombre visionario no se quedo con el “No se puede”, empezó a investigar y a contactar con toda la gente del mundo “literalmente”, que fabrica estas hélices, hasta que encontró, en Dinamarca, al ingeniero (igual de loco que el), que realizo el diseño estructural, el diseño de los soportes y el puente para los rotores, construyo los puentes, con la misma tecnología que las alas de los aviones, los montaron y los pusieron a funcionar.

Como dice Dante Gebel en “El Código del Campeón”, “No hay tercera opción, o eres único o eres del montón”.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *